All for Joomla All for Webmasters

 

Llame ahora para más información: (+34) 958 28 00 00

 
New
1485547103912

El Tropico más sabroso

Availability:out of stock 0 item(s)
Product Code:
105,00 €
Descubrir Granada es toda una aventura y contemplarla siempre se ha considerado un privilegio como demuestran los versos dedicados a la ciudad por el poeta Francisco de Icaza: «Dale limosna mujer, que no hay en la vida nada como la pena de ser ciego en Granada».

Descripción

 Museo Preindustrial espichás quisquillas club nautico motril

 

Descubrir Granada es toda una aventura y contemplarla siempre se ha considerado un privilegio como demuestran los versos dedicados a la ciudad por el poeta Francisco de Icaza: «Dale limosna mujer, que no hay en la vida nada como la pena de ser ciego en Granada».

Granada es la capital de la provincia. La ciudad se asienta a los pies de Sierra Nevada y abriéndose a su fértil vega. Durante miles de años las diferentes culturas que se asentaron a lo largo de la provincia dejaron una importante herencia cultural. Por todo el territorio que ocupa la provincia de Granada se encuentran numerosos ejemplos de arquitectura civil, religiosa o militar. Así alcazabas de época islámica, castillos o baños árabes se alternan con edificios góticos, renacentistas o barrocos.

En esta ruta que iniciamos hacia las localidades de Salobreña y Motril situadas en la comarca de la Costa Tropical, tendremos la oportunidad de divisar el impresionante macizo de Sierra Nevada y disfrutar a nuestro paso del paisaje de naranjos que rodea a las poblaciones situadas en el Valle de Lecrín, así como el embalse de Béznar y llegar a nuestro destino en aproximadamente una hora: La Costa Tropical.

Bañada por las aguas del Mediterráneo, la costa de Granada tiene un clima subtropical que hace de la misma un lugar apetecible para el visitante en cualquier época del año. Las suaves temperaturas invitan a pasear por las playas para descubrir sus calas y acantilados, o a visitar sus pueblos de interior que disfrutan de unos parajes naturales de ensueño. Para las antiguas civilizaciones, la costa granadina se mostraba como una posición estratégica en el litoral mediterráneo. Así fenicios, romanos, musulmanes y cristianos se disputaron en diferentes épocas el control de estas tierras.

Los árabes contribuyeron más si cabe al esplendor de las tierras costeras granadinas y ciudades como Lentejí, Otivar, Jete o Almuñécar se convirtieron en grandes núcleos del reino nazarí. Con su llegada empezaron a proliferar los castillos, torres y vigías para la defensa de las costas frente a los cristianos.

Así, sus costas presentan una línea de castillos y torres vigía de época musulmana que aún hoy, se muestran a los pies de poblaciones costeras o desde altos acantilados, y como paisaje de fondo las imponentes y blancas cumbres de Sierra Nevada.

Son playas de contraste donde se puede elegir entre la paz de sus calas o el bullicio de las playas más populares; disfrutar de largos paseos junto al mar o practicar alguno de los innumerables deportes acuáticos.

La cocina de la costa granadina resulta muy característica y basada en los pescados y mariscos locales, las frutas tropicales y las hortalizas de sus vegas. Encontramos platos tradicionales como las moragas de pescado o los espetos de sardinas, cuya tradición es asarlos a la brasa en la playa.

Fuera de serie resultan las famosas quisquillas y cigalas de Motril, simplemente cocidas o cocinadas a la plancha. El visitante no debe dejar de degustar en chiringuitos y restaurantes el yodado pulpo seco, las ‘espichás’ (boquerones salados y secados al sol) con su sabrosa guarnición de huevos con ajos y las frituras y guisos de los frescos pescados (pescadillas, brótolas, salmonetes, sargos, pargos, rapes, cazones...) que a diario desembarcan en la Lonja de Motril.

Procedente también del cultivo propio son las frutas tropicales y exóticas, que han encontrado en el clima y la tierra de la costa el lugar idóneo para su crecimiento. La Costa Tropical es el principal productor mundial de la dulce chirimoya, protegida con Denominación de Origen, y diversas variedades de mango y aguacate.

El colofón a la comida puede ponerlo la típica Torta Real de Motril y, ya que no hay que conducir, un ‘palito’ de Ron Pálido Montero, que se elabora en la zona desde hace más de medio siglo.

 

frutas tropicales

SALOBREÑA

Tras dejar atrás la localidad de Motril nos encontramos a muy poca distancia nuestra siguiente parada en el municipio de Salobreña, localidad que resume como ninguna otra la singularidad de los pueblos con encanto. Su término municipal está localizado en una costa de agrestes parajes montañosos que crean acantilados y un bello contraste de casas blancas coronadas por un castillo árabe a 110 metros sobre el nivel del mar.

El itinerario que vamos a realizar nos llevará por los barrios del casco antiguo y descubriremos la iglesia mudéjar del Rosario y los lugares donde la influencia árabe impregna todos los rincones de esta bonita localidad. Pasaremos por el Mercado Municipal y subiremos por la cuesta de Nuestra Sra. del Rosario hasta llegar al Mirador del Albaicin situado muy próximo a la fortaleza. Este mirador situado a 98m de altura sobre el tajo, ofrece una panorámica extraordinaria de la vega de cañas de azúcar, el barrio de la Caleta, los acantilados y la Sierra del Chaparral.

Siguiendo por la calle Estación encontraremos la Iglesia de la Villa edificada sobre la mezquita musulmana y desde ahí, muy cerca se encuentra el Castillo, el Mirador del Postigo y el Paseo de las Flores o la calle Bóveda o el Museo de la Villa ubicado en el edificio del antiguo ayuntamiento.

Al bajar hacia la playa pasaremos por el parque municipal de la Fuente lugar de esparcimiento para toda la familia y llegaremos al Peñón de Salobreña en el Paseo Marítimo y desde el que se puede disfrutar una panorámica de la Costa Tropical y de la Vega.

MOTRIL

Cuando lleguemos a la Oficina de Turismo de Motril se recomienda entrar al Parque de los Pueblos de América, que alberga árboles y arbustos exóticos y subtropicales de plantas traídas de distintas partes del Continente americano, cada uno con su panel explicativo. Es un lugar idóneo para pasear y respirar tranquilidad. Otra visita cercana que merece la pena hacer es la subida al Santuario de Nuestra Señora de la Cabeza, levantado sobre las ruinas de un castillejo nazarí, fue residencia de la reina Aixa Alhorra, madre de Boabdil.

También es interesante la visita al Museo Preindustrial de la Caña de Azúcar situado a espaldas de la Casa de la Palma, sobre los restos de un antiguo ingenio azucarero del siglo XVI, donde en un espacio de más de 1.000 metros cuadrados es posible conocer el proceso de fabricación y comercialización del azúcar de caña entre los siglos XIII y XVIII con reproducciones a escala original de los molinos y prensas, así como de las salas de cocción.

 

mini2 2 ron montero

   
Volver a: Rutas Provinciales