All for Joomla All for Webmasters

 

Llame ahora para más información: (+34) 958 28 00 00

 
New
1485893433421

Pueblos Blancos de La Alpujarra

Availability:out of stock 0 item(s)
Product Code:
95,00 €
Habitada por fenicios y romanos, fueron los ocho siglos de dominación árabe los que le dieron su arquitectura escalonada, su sistema de regadíos, su gastronomía y hasta su nombre. Aislada y de difícil acceso durante siglos, este escarpado territorio se ha mantenido casi virgen, como si en la Alpujarra se hubiese detenido el tiempo. La belleza de estos pueblos es sólo uno de sus muchos atractivos.

Descripción

 pampaneira poqueira valle rio lanjaron Típico tinao

Lanjarón, población balneario famosa por la longevidad y buena salud de sus habitantes, es la puerta a la Alpujarra. Trevélez, el municipio más alto, es conocido sobre todo por sus exquisitos jamones.

Otro de los principales destinos turísticos es el barranco de Poqueira, donde se encuentran los pueblos de Pampaneira, Bubión y Capileira y destino uno de ellos de nuestra ruta de hoy.

Vamos a encontrar pueblos que con su encanto han maravillado a los viajeros. Pedro Antonio de Alarcón les dedicó el primer libro de viajes en lengua castellana y Gerald Brenan cantó sus excelencias en “Al sur de Granada”. Y para Federico García Lorca fue “el país de ninguna parte”. Antes de llegar a la Alpujarra se encuentra el fértil Valle de Lecrín donde las plantaciones de naranjos y limoneros perfuman, en primavera, el aire de esta zona. El clima del Valle lo condiciona el estar protegido de los fríos del norte por las cumbres de Sierra Nevada y su apertura a la brisa mediterránea.

Pasaremos en nuestro camino hacia la Alpujarra por municipios como Cónchar, con la llamada Fuente que Ríe, un manantial de aguas termales localizado muy cerca del casco urbano. De esta población también es muy popular la Fiesta del Mosto, una antigua tradición con la que se recibe la entrada del nuevo año con el vino de la última cosecha.

O la localidad de Dúrcal, que cuenta con uno de los conjuntos paisajísticos más bellos de la región: el pequeño valle formado por su propio río a la bajada de Sierra Nevada. Pero son sus puentes, que se elevan sobre plantaciones de naranjos y limoneros, los que han marcado para el viajero el paso por Dúrcal, constituyendo una de las estampas más características del trayecto desde Granada.

panoramica1 balneario lanjaron fuente agria

 

GASTRONOMÍA ALPUJARREÑA

La gastronomía de esta comarca está muy relacionada con su historia. Durante el extenso período de dominación musulmana, las zonas más altas fueron convertidas en huertas aterrazadas y en bancales para el cultivo de cereales, olivos, frutales o almendros. Ellos iniciaron la elaboración de algunos de los platos con los que siglos después se identifica la comarca: las populares migas y gachas, los gurullos que acompañarán perdices y liebres, tarbinas (gachas con leche) y toda una variedad de ensaladas y comidas condimentadas con hierbas como el tomillo o el hinojo.

La repoblación cristiana provocó un profundo cambio en el recetario local. Aunque siguieron trabajando el campo, especialmente los cultivos de secano, hizo su aparición el cerdo, prohibido para los musulmanes, y símbolo de la actual gastronomía alpujarreña. De la tradicional “matanza” se obtienen los productos que se saborean solos como embutidos o como ingredientes de pucheros y potajes, o formando parte del opíparo plato alpujarreño, en el que las patatas ‘a lo pobre’ y el huevo frito se ven guarnecidos con morcilla, chorizo y jamón.

Éste último, por supuesto, procedente de los secaderos de jamón de Trevélez, de cuyo excepcional sabor da buena fe su bien ganada fama y que se remonta a 1862, cuando se celebró el concurso nacional de productos alimenticios del que salió vencedor, confiriéndole por ello la Reina Isabel II a la villa granadina el privilegio de estampar en estos sabrosos perniles el sello de su corona. Hoy están reconocidos con el marchamo de Indicación Geográfica Protegida.

Para culminar la comida, la dulcería alpujarreña, de indudable raíz musulmana, combina el huevo, la almendra e ingredientes como frutos secos o frutas con harina, miel y azúcar.

 

BARRANCO DE POQUEIRA

Nuestra ruta nos lleva como primera parada al municipio de Pampaneira, localidad situada a 1.050 metros de altitud y que junto a Bubión y Capileira conforma el Barranco de Poqueira. Una localidad que destaca por su singular arquitectura, que conserva la tradición alpujarreña de casas blancas de tejados planos con chimeneas tocadas con sombrerillo y los típicos tinaos. La casa alpujarreña está construida con materiales autóctonos y se integra de forma armónica en el paisaje. Lo más característico es el tinao que es una especie de porche que cubre la calle y que une dos casas. Tenía y tiene una función de abrigo del mal tiempo y de lugar para descansar a la sombra.

Las fuentes de Pampaneira también merecen mención especial, algunas de ellas con aguas minero-medicinales, y otras, como la fuente de San Antonio, con ‘poderes’ incluso casamenteros. Tal y como puede leerse en el mural colocado sobre los tres caños del pilar, donde se afirma “es fuente de la virtud y tiene tal magnitud que soltero que bebe con intención de casarse no falla, pues al instante novia tiene, ¡ya lo ves!”.

Para los más golosos, la fábrica de chocolates Ili, muy cerca de la plaza de la Iglesia, será una parada obligatoria y llena de sabor.

En la plaza donde se encuentra la Iglesia, edificio del s.XVI está la oficina de Interpretación del Parque Natural de Sierra Nevada, donde podemos encontrar paneles explicativos de la zona y le pueden aconsejar si desea realizar alguna ruta.

 

LANJARÓN

Ya de vuelta, es interesante hacer una parada en Lanjarón, también llamada ‘ciudad-balneario’, a la que Pedro Antonio de Alarcón comparó con “un sueño de poetas”. Esta localidad, en la que haremos una parada, cuenta con atractivos suficientes como para hacer recomendable una visita. Y sobre todo, Lanjarón cuenta con el balneario más frecuentado de Andalucía, y donde encontrará salas de cura hidropínica o bebida de las aguas directamente del manantial. Cuenta con seis manantiales de aguas mineromedicinales (Capuchina, San Vicente, Capilla, El Salado y Salud I y II) que podrá conocer en nuestra parada.

También es posible visitar muy cerca del balneario el Museo de la Miel, cuya producción en la Alpujarra y en toda la provincia está amparada por Denominación de Origen. El edificio principal del Centro está dotado de una serie de módulos dinámicos e interactivos pensados para conocer el amplio mundo de la abeja de una forma entretenida.

mini1 mini2 mini3 fuente agria2
Volver a: Rutas Provinciales