All for Joomla All for Webmasters

 

Llame ahora para más información: (+34) 958 28 00 00

 
New
1486063716875

Poniente Granadino, la última frontera de Al-Andalus

Availability:out of stock 0 item(s)
Product Code:
125,00 €
La continua presencia de villas amuralladas y castillos situados sobre estratégicas alturas es un rasgo sobresaliente de esta ruta, que le da un marcado carácter histórico y romántico. La mayoría de estas fortalezas y poblaciones surgieron precisamente durante la existencia de Al-Andalus.

Descripción

peña de los gitanosesparragosencinas de ponienteSu aspecto castrense se acentuó, incluso, a partir del siglo XI, al estabilizarse en esta zona la frontera entre cristianos y nazaríes e intensificarse los conflictos. De ahí su emblema como “la última frontera de Al- Andalus” que designa al Poniente de Granadino.

  A 16 kilómetros de la capital encontramos Pinos Puente. Se extiende a los pies de la vertiente oeste de Sierra Elvira. Su fundación es antiquísima como nos muestran los restos arqueológicos hallados en el Cerro de las Agujetas y Cerro de los Infantes (poblado iberorromano de Illurco) y la ciudad califal de Madinat Ilbira.

MOCLÍN

Una vez pasada la localidad tomaremos el desvío hacia el pueblo de Moclín que es nuestro primer destino. La ruta para llegar a Moclín nos muestra un paisaje donde predomina una vista del valle repleto de olivos y almendros y una magnífica panorámica de Sierra Nevada.

Antes de llegar a Moclín pararemos en un mirador situado en el kilómetro 12 de la sinuosa carretera, donde disfrutamos de una bella panorámica de Moclín con su castillo dominando todo el conjunto.

El origen y la historia de Moclín son paralelos al Reino Nazarí de Granada. Su nombre procede del árabe Hizn al-Muqlin y se construyó sobre un escarpe para proteger el camino que conducía a la Vega de Granada.

Tierra de frontera en muchas etapas, para los nazaríes se convirtió en ‘Escudo de Granada’ sobre todo a partir de la conquista por tropas castellanas de Alcalá la Real y Castillo de Locubín, cuando Yusuf I la eligió como lugar de acampada de tropas musulmanas. Entre esta fecha y 1486 las escaramuzas fueron frecuentes en ambos sentidos, alternando con periodos de entendimiento, hasta que los Reyes Católicos consideraron necesaria su toma definitiva. El Castillo es de época nazarí y se encuentra bien conservado gracias a que el pueblo actual creció fuera del recinto amurallado. Se conserva bien la torre-puerta de acceso a la villa con el escudo y la llave, características de las puertas nazaríes.

En la parte más baja se encuentra la Iglesia de la Encarnación, que en su interior alberga el cuadro del Cristo del Paño, un nazareno que cuenta con gran devoción y el pueblo saca en romería. Para solicitar sus favores los habitantes de Moclín pasan un paño por la pintura. Parece que esta romería pudo inspirar a Federico García Lorca ciertos pasajes de su obra ‘Yerma’. La iglesia que lo alberga fue construida sobre una antigua mezquita musulmana por los Reyes Católicos y está muy reformada tras los destrozos de la Guerra Civil.

En los alrededores de Moclín existen numerosas torres vigías o atalayas en lugares estratégicos que completaban su. sistema de control y defensa del territorio: torre de la Porqueriza, torre de Mingoandrés, de la Solana, de la Gallina.

En dirección a Tózar se encuentra la Cueva de Malalmuerzos, importante asentamiento neolítico.

panoramica

MONTEFRÍO

Nuestra siguiente parada será en Montefrío. De nuevo nos acompaña un paisaje de olivos y encinas junto con matorral mediterráneo. Antes de llegar a la localidad nos encontramos una señalización del conjunto megalítico de la Peña de los Gitanos, paraje natural que cierra por el norte un amplio valle, limitado al sur por la Sierra de Parapanda. Las Peñas, alineaciones rocosas paralelas al valle, ofrecen un espectacular paisaje de naturaleza calcárea, con abundante vegetación de bosques de encinas y monte bajo, donde encontramos además un conjunto megalítico de primer orden, integrado por centenares de dólmenes de origen neolítico y que atesora uno de los paisajes más diversos y espectaculares de la comarca.

Antes de llegar al centro de la población de Montefrío disfrutamos de una panorámica general de la espectacular villa, con la Iglesia de la Encarnación, la Iglesia de la Villa y el Castillo. Sus calles empinadas dibujan el pasado de un municipio que mantiene intacta la huella de los habitarón sus rincones. En la cima del pueblo, el Castillo de la Villa, diseñado por el alarife mayor de la Alhambra en 1352, inaugura la aventura por el tiempo. La torre construida en un lugar estratégico para la defensa del Reino de Granada no es el único monumento que recuerda la presencia musulmana en los rincones de la ciudad, la fortaleza árabe ubicada a las afueras del pueblo es otro de los elementos arquitectónico heredados del reino nazarí.

Pero el pasado de Montefrío se remonta aún más en el tiempo, algo que demuestran la necrópolis visigoda, los enterramientos cristianos y el puente romano que pueden contemplarse en un apasionante recorrido por las calles de la localidad.

Durante la parada que realizamos junto a la Oficina de Turismo puede acercarse y visitar la Iglesia de la Encarnación, del siglo XVIII.

Se trata de una de las iglesias más importantes del periodo Neoclásico en España y está inspirada en el Panteón de Agripa en Roma. Lo que más sobrecoge es el enorme espacio interior donde se podría inscribir una esfera completa y su cúpula con un diámetro de 30 metros.mini3

El Ayuntamiento de Montefrío, del siglo XVIII, se ubica en un antiguo palacete construido como residencia y que conserva en su interior un escudo de la ciudad tallado en piedra.

Por último, la Iglesia de la Villa, del siglo XVI, construida sobre los restos de la fortaleza árabe, es obra de Diego de Siloé y acoge en su interior el Centro de Interpretación de la Última Frontera de Al-Andalus, ‘El Centinela’, museo interactivo que refleja aspectos relacionados con el Reino de Granada.

Salimos de Montefrío dirección Algarinejo y nos dirigimos a nuestro siguiente destino: Alhama de Granada. En nuestra ruta pasaremos por zonas con cortijos dispersos y zonas agrícolas. Pasando por Huétor Tajar, típico pueblo agrícola a orillas del río Genil, podemos ver en el margen izquierdo de la carretera el producto agrícola estrella de la zona: el espárrago verde-morado, amparado con Indicación Geográfica Protegida.

Salimos a la autovía A-92 dirección Granada para dirigirnos a Moraleda de Zafayona, Santa Cruz del Comercio y Alhama de Granada.

La población de Moraleda de Zafayona nace en la época musulmana como un asentamiento que vive de la industria de la seda.

Así, su nombre podría derivar de la gran cantidad de moreras que poseía.

ALHAMA DE GRANADA

 

Alhama de Granada, situada a los pies de la Sierra de Tejeda, es conocida por sus baños termales árabes y por sus imponentes “tajos”, localizados en la parte alta de la localidad. Nuestra parada la realizamos en la Carrera 

mini2mini1

Francisco Toledo, lugar donde se encuentra el Ayuntamiento y la Oficina de Turismo.

En Alhama puede hacer un recorrido por la zona monumental y visitar la Iglesia Mayor de Santa María de la Encarnación, del siglo XVI, o la antigua cárcel levantada en el siglo XVII, donde se encuentra Centro de Interpretación de Alhama de Granada. En la fachada del edificio se destaca el escudo de la ciudad y en su interior se conserva una celda de castigo. El centro de interpretación está distribuido en seis salas que acercan a la historia de la ciudad.

La vuelta a Granada se realiza por el embalse de los Bermejales donde de nuevo disfrutaremos de un paisaje poblado de almendros y de una maravillosa vista del embalse.

Volver a: Rutas Provinciales